21 may. 2013

EL LIBRO EN EL LIBRO EN EL LIBRO... ¡¡¡¡¡¡QUÉËË LIBRO!!!!



"Entrar en el libro para desvelar sus misterios" es la metáfora que la pequeña lectora, personaje de El libro en el libro en el libro de Jörg Müller, lleva a cabo de manera literal. Junto con el personaje, el lector es interpelado a participar en un juego en el cual la imagen habla sobre sí misma; la realidad y la ficción borran sus fronteras, con la misma espontaneidad con que la pequeña lectora resuelve la paradoja que obsesiona al ilustrador-personaje."



Un libro y mil libros: un juego infinito donde todo se desdobla.

Para conocer más de este libro fantástico, lee la nota del siguiente link:

Fuente: Editorial Serres




En clase con el proyecto sobre EL ÁLBUM ILUSTRADO estamos leyendo mucho, mucho, mucho y viendo mucho, mucho, mucho y estamos aprendiendo a mirar.  
Con este libro hemos aprendido a mirar con más tranquilidad dentro del libro e incluso hemos intentado meternos dentro de sus ilustraciones de alguna manera, porque queríamos encontrar.

Si la historia es impresionante, las imágenes aún más. 
Casi hemos traspasado  del plano de espectadoras  al de coprotagonistas del personaje principal. 

Hemos buscado lupas, catalejos, gafas de aumento, etc, para mirar dentro del libro, en el libro, en el libro, en el libro... El concepto de "sin final", infinito aparece continuamente y hemos hablado de él, comparando imágenes que se repiten sin fin cuando se enfrentan dos espejos y lo hemos experimentado.

Os lo recomiendo, ayuda a centrar la mirada y encontrar detalles que en el plano general pasarían desapercibidos.

El personaje principal, unos decían niña porque tiene el pelo largo; otros decían niño, porque también hay niños que tienen el pelo así; Vive un aventura a través de su libro, pero de forma literal, pasa al otro lado de la historia guiado por la curiosidad infantil de qué habrá al final, si es que hay un final, y de como se convierte en algo real y de 3 dimensiones. 
Muy útiles las gafas que acompañan el álbum, o las que se pueden fabricar para ver de otra manera la imágenes que aparecen en 3D.
 ¡¡¡¡Una genialidad que despierta mucho el interés, la curiosidad y la manera de centrarse en las imágenes!!!!
Lo estuvieron mirando con mucho detenimiento por grupitos, cuando aparecían las imágenes borrosas (3D) utilizaban las gafas bicolor.  Parece que está gordo, seño; Se levanta; hay un pasillo muy largo y me voy. Eran algunos de sus comentarios.
Seño el conejo se sale, y  DANIELA lo dice casi apartándose del libro.  Mira seño, llevo las mismas gafas que lleva la niña en esta ilustración.
Fueron haciendo turnos sin ningún problema, se detenían más en las páginas con ilustraciones en 3D. Pero... ¡ Claro! esto era novedoso.
Después leímos y vimos el libro todos juntos en la alfombra, y... como lo habían visto antes, se fijaban mejor en los detalles, e incluso, descubrían otros aspectos que en el momento anterior de visión y lectura no descubrimos. 
Cada vez que veíamos una imagen que nos hacía ponernos en lugar de la protagonista, espontáneamente, hacíamos lo mismo que hacía ella. Éramos como un reflejo de la ilustración.
Ha sido muy divertido y muy interesante trabajar con este álbum ilustrado.
Cuando se me ocurrió preguntar cómo se habrá metido la protagonista dentro, una gran mayoría contestaron porque tenía unas gafas mágicas como esas seño. 
Y... ¿por qué han cambiado elementos de la cubierta desde el principio hasta el final?
No os cuento lo que contestaron aquí porque desvelaría la trama del libro y os lo recomendamos con todo el cariño y la ilusión que a nosotras nos hizo trabajar con él.
Lo hemos estado viendo y leyendo, "reviendo y releyendo" durante dos semanas hasta que lo tuvimos que devolver a la biblioteca Pública.

A propósito...
¿A quién le gustaría tener unas gafas mágicas como las de este libro?