16 mar. 2013

EL LIBRO NEGRO DE LOS COLORES



Vivimos rodeados de cientos de colores, texturas, sabores… pero hay niños que no pueden ver en absoluto o que no distinguen las distintas tonalidades. El libro negro de los colores es para estos niños pero también para los que pueden ver, ya que les adentra en un mundo que no se habían planteado que podía existir.
El libro negro de los colores, como su nombre indica, es negro. Pero está lleno de tonos. Las autoras, Menena Cottin y Rosana Faria, nos adentran en el mundo de Tomás, un niño que es ciego y que explica a su amigo a qué huelen, cómo se sienten y a qué saben los distintos colores. En cada página hay un texto tanto escrito como en Braille, mientras que en la página siguiente hay una ilustración en relieve que nos transmite el color del que habla Tomás.

Este libro ha ganado numerosos premios como el Premio New Horizons en la Feria del Libro de Bolonia, pero es tan mágico que seguro que ganará muchos más. Yo os animo a que os acerquéis a vuestra librería favorita y que lo hojeéis. Os animo a pasar los dedos sobre las páginas, sentir lo verde que es la hierba o lo rojas que son las fresas y que os lo llevéis a casa, no sólo para los peques (se lee en 10 minutos) sino también para vosotros.
Este libro os dará además una oportunidad estupenda para hablar de la ceguera o del daltonismo con vuestros hijos. Si queréis, incluso, podéis aprender el alfabeto Braille, que viene en las últimas páginas del libro, o simplemente podéis disfrutar de su lectura con las luces apagadas y jugar a contároslo tocando las plumas, los insectos o las hojas.
Nosotros en clase, lo hemos leído muchas veces, hemos hablado sobre cómo se sienten las personas ciegas y también en cómo podríamos ayudarlas. Así que se han puesto por parejas y uno de ellos se tapaba los ojos mientras el otro le ayudaba a llegar a algún lugar de la clase, ¡una experiencia fantástica!. Además, con una cera y un folio, hemos rallado para que apareciera el dibujo que había en relieve. Este libro ha sido todo un descubrimiento, ¡Nos ha encantado!
Reseña de: Peques y más
(Esta actividad la hicimos en el primer trimestre)





¿A QUÉ EDAD SE EMPIEZA A LEER?

No puedo resistirme a hablar del álbum ilustrado preferido de mi pequeña: ¿A qué sabe la luna?. Miriam es una niña de dos años a la que le encanta leer, y quiero decir que ha encontrado en el álbum ilustrado su gran pasión. Es una adicta a, no se, a los cuentos, a las ilustraciones, a ese momento de pasar un ratito con mamá o papá, no lo se exactamente, pero me encanta.
Y sin más, aquí la tenéis haciendo una recomendación de este libro, para publicarla en el blog "Kuentalibros"








Autor: GREJNIEC, MICHAEL

Editorial: KALANDRAKA

¿Quién no soñó alguna vez con darle un mordisco a la luna? Este fue precisamente el deseo de los animales de este cuento. Tan solo querían probar un pedacito pero, por más que se estiraban, no eran capaces de tocarla. Entonces, la tortuga tuvo una genial idea: “Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna”, le dijo al elefante. Esta es una historia de deseos que parecen –a primera vista- inalcanzables, como la luna, pero que consiguen hacerse realidad gracias a la cooperación. Una ayuda mutua de la que son partícipes los más variados animales: la tortuga, sobre la que se sostendría el mundo, según la mitología; el elefante, la jirafa, la cebra, el león... Hasta que, finalmente, uno de ellos, el más pequeño de todos... Y así, a medio camino entre la fábula y la leyenda, este relato le ofrece al lector una poética moraleja que habla de generosidad, solidaridad y sueños compartidos; con una pizca de humor, la que aporta una luna sonriente, burlona y un poco saltarina.

12 mar. 2013

HABLANDO DE VÍDEOS, HABLANDO DE ÁLBUMES ILUSTRADOS, HABLANDO DE PROGRAMACIÓN

Por fin me he atrevido a publicar esta entrada. La verdad es que  el vídeo no me gustó nada la primera vez que lo vi  Cuando me escuché y vi las caras de mis criaturillas, sobre todo al principio de la grabación, sentí vergüenza y compasión por mi querido Antonio, mi Daniela, mi Pablo, mi Aitana, mi Dani, etc. Pero creo que me ha ayudado a reflexionar sobre mi práctica y a entender lo que no tengo que hacer en clase y creo que esto también le ha podido ocurrir a otras maestras,  o al menos eso pienso yo. Por ello me gustaría compartirlo con este grupo y conocer sus opiniones.
Al grabar el vídeo quería registrar las impresiones, los comentarios, los saberes previos que las criaturas de 3 años manifestaban al ir observando diferentes tipos de libros de literatura. La mayoría de ellos eran álbumes ilustrados, pero también incorporé en la búsqueda para el análisis otros libros que no lo eran: libros  de poesía de Gloria Fuertes, cuentos populares de R. Almodóvar y otros libros con ilustraciones. Además repetí dos álbumes ilustrados con formato distinto para ver si eso ayudaba a sacar características de estos textos literarios y artísticos. 
Ya hemos leído y visto  álbumes ilustrados a los que mis criaturillas llaman "los libros bonitos" y algunas de esas  criaturillas les  llama "Abolestados".  
No olvidéis que tienen 3 años.
Procuré elegir para esta sesión de análisis Álbumes ilustrados que no hubiéramos leído ni visto con la intención de ver si sacábamos conclusiones parecidas a las que ya habíamos ido apuntando, lectura, tras lectura. 
Los seleccioné de la biblioteca de aula. Puse un grupo de libros en el centro de cada equipo y la consigna fue: "Vamos a ver estos libros para buscar aquéllos que sus imágenes nos gusten mucho a todo el equipo. Vamos a buscar álbumes ilustrados  entre todos estos libros". 
Los libros se intercambiaban dentro del grupo cuando terminaban de verlos. Cuando los libros se quedaban parados yo les invitaba o les insistía  para que los abrieran o los pasaran o se fijaran... en determinados aspectos. 
Tuve que hacer preguntas, a veces demasiadas ¡¡creo!!, porque no se soltaban a hablar a decir, a comentar,  e intenté que las preguntas fueran guiando la observación; a veces, usé preguntas cerradas;  también añadí  información, apunté lo que yo creía que debía de decirse, porque cuando las dejo a ellas solas, y yo me callo, se dedican (una minoría) a enumerar  lo que aparece en la imagen o a mirar el libro del vecino y se olvidan del suyo. Además, se quedan calladas y en dos segundos ya han visto el libro. Así que tuve que ir grupo por grupo, a veces criatura por criatura para insistirle en que lo retomara, se fijara en otra cosa, fuese más despacito, etc.
Me gustaría hacer, en una segunda sesión, con los libros que eligió cada grupo, un trabajo en pareja de análisis y reflexión sobre este tipo de libros, buscando cosas que haya en ese libro, y esta vez si que las apuntaremos  para luego compartirlas en la puesta en común.
Digo esto porque cuando programamos (*), a mi el día me da para mucho, pero cuando lo pongo en práctica, la programación de una sesión me da para dos o tres prácticas en sesiones diferentes. Es bastante flexible.
Prefiero ir más despacio cuando estamos desarrollando la programación para dar entrada a cada una de las criaturillas del aula. 
Quisiera aclarar algunas cuestiones del vídeo para que facilite su comprensión.
Cuando decidimos grabar en vídeo es para registrar experiencias y evaluarnos.  
Y... para hacer las tareas del curso ¿no? Je,je,je.
Pero para realizar esta tarea... ¡¡¡Tenemos que pensar tantas cosas!!!... Qué voy a grabar, por dónde voy a empezar, con qué grupo, qué tipo de preguntas voy a hacer, si me callo o intervengo, etc. 
Y para poder hacer un buen registro es importante que la cámara esté fija para poder sacar más partido a la situación de análisis, pero en este caso, después de verlo varias veces,  fallan   bastantes cosas:
  • 1º. La cámara de vídeo se desconfiguró por lo que grabé con la cámara de fotos, peor calidad de imagen y sonido.
  • 2º. No tengo trípode, por lo que la tengo que llevar yo y las consecuencias se aprecian en el vídeo: imagen movida, mi voz más cerca del micrófono por lo que se oye más fuerte que las voces de las criaturas.
  • 3º. Pensé comenzar con un grupo donde las criaturas, en concreto, Antonio, que se expresa con bastante soltura, iba a comunicarse con la misma facilidad delante de la cámara porque, sin ella lo hace de forma extraordinaria, y pensé que animaría la participación de su grupo como suele hacer en clase. Sin embargo, el resultado fue otro, totalmente distinto. Antonio se queda callado ante la propuesta y cuando le estoy grabando con la cámara y el tiempo pasa... y pasa... y la memoria y la batería de la cámara se van gastando. Cuando paraba la cámara para intentar entender que pasaba, él hablaba, pero yo tenía la cámara apagada, y decía él cosas interesantes que luego en cámara no repetía y su actitud se fue retrayendo y la mía se fue desesperando, como se puede apreciar en el vídeo. Iba a quitar esta parte de la grabación pero creo que es bueno que nos analicemos y que no demos nada por hecho. Las situaciones eran diferentes y por tanto las respuestas de las criaturas, también. Sin perder de vista que tienen 3 años y que Antonio se va habituando a hablar delante de una cámara, creo que la próxima vez, habrá menos distancia entre lo que yo espero de ellos y lo que él es capaz de dar. ¿O no?. Lo iremos viendo.
  • 4º- Cómo no hay un guión de grabación de los participantes, como sus intervenciones son espontáneas o van respondiendo, cuando quieren, a mis preguntas, mis propuestas, mis comentarios, mis opiniones, etc.; a veces se superponen sus ideas y no se escuchan lo suficiente debido a su tono, timbre y ubicación en el espacio con respecto al micrófono de la cámara; además,  la disposición espacial para el tema de lo audible es importante.
  • 5º- Me tendría que haber callado más, pero reflexionando, puede que el desarrollo de la experiencia que ya no comenzó como yo esperaba puede que me hiciese cambiar la actitud y me dio un ataje de "interrogatitis aguda", además de ver que me quedaba nada de batería y que no me iba a dar tiempo.  Es un ejemplo claro de cómo la forma de del habla de la maestra afecta a la participación del alumnado. Y yo creo que no es un buen ejemplo. Al verlo una y otra vez creo que me he dado cuenta de lo que no debo hacer en  próximas experiencias de este tipo. 
  • 6º- Se acabó la batería y no pude grabar a un grupo que estaban compartiendo libros y los veían y comentaban juntos. 
PROPUESTAS DE MEJORA:
-Intentaré hacer algunas mejoras en la intervención docente, en el estilo de preguntas, en los tiempos de respuesta, en grabar a un pequeño grupo y en los medios técnicos para el próximo vídeo.

-Me gustaría verlo con mis criaturas para ver que dicen, qué cuentan sobre lo que ven. Intentaremos analizarlo y sacar conclusiones juntas. 
Además, intentaremos socializar y anotar las primeras impresiones sobre los ÁLBUMES ILUSTRADOS por niñas y niños de 3 años, y desde aquí seguir avanzando. Pero esta historia ya la pondré en otra entrada.


En la última sesión  que aparece en el vídeo, donde fuimos analizando mediante la comparación dos libros: Un álbum ilustrado titulado El Monstruo que se comió la oscuridad y un cuento clásico ilustrado La ratita presumida. Estos los eligieron ellas porque les encantan los dos.

 Yo Fui apuntando en la pizarra lo que decían las criaturas tras la observación de los dos libros. Yo iba enseñando y les acercaba los libros, las páginas, los textos, etc. para que lo vieran mejor, pero fue algo complicado.
Dijeron que se parecían porque eran cuentos, eran libros, tenían dibujos y tenían letras y se leían.
También hablaron de que eran diferentes, uno tenía un monstruo negro, o un gato negro, dijeron algunos, y el otro una rata.
No tienen los mismos colores. Tienen letras: uno arriba de la ilustración y otro abajo  y dentro de la ilustración.
Las letras tienen colores. Hay letras grandes y letras gordas. También pequeñas.
En la portada hay una ilustración con cuadro.
En el libro del monstruo la ilustración llena toda la cubierta y también por detrás. En el de la ratita por detras hay otras cosas.
La cubierta del monstruo es toda una ilustración grande y con muchos colores alegres que está dentro del libro. Los colores de la ratita son más flojos.
Estas son algunas de  las aportaciones que hicieron las criaturillas en esta comparación.

Como maestra al analizar esta actividad decidí que este tipo de actividad es mejor hacerla en pequeños grupos cada día e ir anotando las aportaciones de cada uno de ellos. Las aportaciones se enriquecen y crecen. Al poder manipular los libros, acercárselos, tocarlos y verlos por sí mismas la percepción cambia y se engrandece.
También he pensado que se pueden escanear los dos libros o partes de ellos para proyectarlos con el cañón en pantalla grande o pizarra digital, si se tiene en el aula, para poder apreciar mejor los detalles,  si la actividad se decide hacer de forma colectiva o en gran grupo. O como recapitulación de las aportaciones de los distintos grupos. En fin...
Seguimos con este tema apasionante de los álbumes ilustrados.


Y por último y hablando de programación (*)  os dejo algunas de las sesiones que he preparado y que estoy desarrollando con mis criaturas, por si os sirven.

EL ÁLBUM ILUSTRADO: PEQUEÑA SECUENCIA DIDÁCTICA
A continuación,  os dejo la programación de algunas sesiones que he planificado. Y cuando las he puesto en práctica he tenido para muchas más. De hecho en vídeo se aprecia una parte de esta programación. 
 SESION 1
OBJETIVO:
Que las criaturas escojan libremente los libros que vamos a trabajar y partiremos de la lectura que nos den sobre sus gustos.
MATERIALES
Libros de diferentes tamaños, formas, texturas, colores, autores, editoriales, etc. de literatura infantil : libros de poesías, álbumes ilustrados, cuentos populares, libros ilustrados, etc. Tantos libros diferentes como alumnado para que cada uno trabaje con uno. En un segundo momento, haré la actividad en pareja.
DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD
-FASE DE EXPLORACIÓN: Se hacen 5 grupos de 5 y se reparten  libros a cada grupo para que los observen detenidamente  y hagan sus elecciones.  Yo observaré cuáles son los que más le atraen y  los que menos.  Observaré también las relaciones que se establezcan entre niño-libro, niño-niño-libro y niño-libro-grupo. Todo el grupo debe observar todos los libros que le hayan tocado a su equipo para ello los iran intercambiando cada vez vean uno.
Cada  grupo debe elegir uno y explicar al resto de la clase su elección o no.
Para ello, anotarán “a su manera” las razones para leerlas al resto del grupo.
TIEMPO: 10 o 15min.
-FASE DE COMUNICACIÓN: En asamblea, Los grupos enseñan sus elecciones y explican sus razones. Pueden hacer uso del texto elaborado.
-SECUENCIANDO  LOS LIBROS ELEGIDOS: Se establece un orden de lectura de las elecciones de los libros elegidos por cada grupo para diferentes sesiones de lectura y análisis de los álbumes.
SESIÓN 2
OBJETIVO:
Establecer semejanzas y diferencias entre álbumes ilustrados  y otros libros para sacar conclusiones sobre  las características que puede tener un libro para ser un álbum.
MATERIALES:
Álbum ilustrado: El monstruo que se comió la oscuridad, de la editorial Bárbara Fiore.
Cuento clásico: La ratita presumida, de la editorial Sm.
DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD:
Se colocan los libros con la cubierta de cara al público y a la altura de los ojos de las criaturas. Lo más cerca posible de ellas. El público se coloca en filas paraleras para ver lo mejor posible los libros.
La maestra plantea las siguientes cuestiones al público:
¿En qué se parecen? ¿En qué se diferencias? Se va organizando la información que dan las criaturillas con la intención de ir recogiendo sus reflexiones, opiniones y observaciones para sacar conclusiones al final y comprobarlas con otros álbumes.
Las va apuntando todas en libreta, pizarra o papel para que queden registradas y poder devolver al grupo las aportaciones e ir recapitulando la experiencia con la intención de repetir lo menos posible y ampliar y complementar las ideas con las intervenciones del grupo.
Tras  el bombardeo de ideas y la recapitulación, la maestra enseña sin leer cada uno de los libros al grupo. Sólo muestra las imágenes para que  el grupo vaya narrando mentalmene una historia sobre ellas,  la maestra ayudará si es necesario.
Después eligen cuál quiere que le lea primero en otra sesión.
SESIÓN 3 
En un tercer momento.  Se puede enseñar  sólo las imágenes, cuando ya conocen la historia, para analizar el lenguaje visual y plástico que acompaña al texto. La maestra leerá el texto correspondiente a las ilustraciones que tenga que enseñar para tener una  mejor interpretación de la historia. Después enseñará las ilustraciones correspondientes.  O también puede enseñar primero las ilustraciones  y después leer el texto que les corresponda. Así hasta finalizar  la lectura.
SESIÓN 4
Significado de la imagen y las técnicas plásticas usadas.
Observación de la imagen en el texto. Espacio que ocupa, colores que utiliza, tipología de lineas, técnica plástica que emplea, repetición de imagen, elemento comodín, elemento repetitivo, una imagen /una historia, evolución de una imagen, transformación, parte y todo, perspectiva, colores,  etc.  Proyectar en el cañón o en el ordenador o con el propio álbum para que se vea lo mejor posible. Puede ser en gran grupo si  hay cañón o pizarra digital en un primer momento o puede ser en pequeño grupo con el libro, observando a tamaño real del objeto lo que se quiere analizar, tocar, sentir y vivir, para crear.
Se recogerán sus impresiones por escrito. Se grabará si es posible, se echarán fotos, etc., para registrar las sesiones.

 …CONTINUARÁ...